Augusto Vels, centenario de su nacimiento

Si la grafología fuese un arte, he aquí un dos seus pioneiros: Augusto Vels. Alfonso Velasco Andreo (1917-2000).

Non hai que perderse o seu museo de Puerto Lumbreras (Murcia), un acubillo e deleite para @s grafófil@s.
Entendendo como se deixan os trazos sobre o papel, un pouco ao chou, ímonos deixando nós.
Alí onde devala a liña do birome, e os rasgos recalcitrantes que falan de nós.
Alí onde a grafía colisiona indefectiblemente coa psicoloxía, está o gran Augusto Vels.

Grazas Grafoloxía universitaria.org por recordármolo.

Piedras contra el propio tejado, ¿o no tanto?

Pardo Bazán, González Serrano y la Grafología . Mónica B C

Tiempo atrás cuando llevaba a cabo una investigación sobre la escritora Emilia Pardo Bazán (1851-1921), di con un artículo “Una nueva ¿ciencia? (La grafología)”*, dedicado al libro de Sara Oquendo, una amiga de Pardo Bazán (firmado con seudónimo) titulado “La grafología simplificada; arte de conocer el carácter de las personas por su letra; teoría y práctica” que a cualquier colega le haría hervir la sangre.

En mi caso, no llegué a tal punto de ebullición -para muestra, este artículo- muy al contrario, debo reconocer que las guardias en diversas garitas me han permitido aceptar que la firmeza en las ideas siempre debe dejar una grieta que permita acceder a la duda razonable.

Más >

Apuntes de un viaje a Ginebra

Apuntes de un viaje a Ginebra, de Emilia Pardo Bazán

magnífica edición de González Herrán*

Un libro curioso de viajes, de nuestra insigne polígrafa, Emilia Pardo Bazán, con anécdotas y meditaciones de una sabia de veinte años. 


Observen la caligrafía diminuta, cuidada y elegante de la escritora; su simetría en los márgenes (sangría francesa); especialmente generoso el izquierdo que, según los “decires” grafológicos, simboliza el desapego con el pasado, a veces con los remotos ancestros familiares de la escritora. (De este particular hablaremos en otra ocasión).
Sus mayúsculas, sobre todo las del comienzo del párrafo, dotadas de generosos bucles, claramente ceremoniales algo compatible con el gusto estético de la época; la corrección espacial, tanto la interlineal como la interverbal, nos remiten a una persona extremadamente pulcra, ordenada y diría más: serena y racional. 

Jugaremos con ventaja pues, antes de conocer sus mañas (un poquito) supe de la amazona; por lo que no estaría de más afirmar que esto no se trata de esoterismo sino de sentido común.

*Gracias, José Manuel González Herrán, por esta hermosa edición
Real Academia Galega-Universidade de Santiago de Compostela.

Códigos secretos

Imaxe

La grafología tiene muchas virtudes según el sentido común y la osadía que le quieran echar algun@s prendas. No sé lo que tiene de ciencia o de seudo ciencia, pero tengo claro que el “seudo descubrimiento” que presento en este post, podría ser elaborado por cualquier criatura con ordenador.

Cábalas y volteretas esotéricas para demostrar la pertenencia de la imputada Charo Porto a una secta. La posibilidad de que en su firma se halle impreso un código secreto. Y miren, yo aporto dos códigos, de barras, claro y la firma de C.P. invertida.
Como cuando vemos monstruos en las nubes, sombras en las paredes o caras de presidentes en los muros del metro. En fin, todo el mundo tiene derecho a imaginar.
Donde algunos ven un código secreto, yo veo una letra de colegiala inocente, muy, muy posiblemente forzada por las circunstancias, cuya firma, inquietante, habla de la otra Rosario, de arranque, decisión y fortaleza. Imaxe
Y esa despedida “Atentamente le saluda”, tan protocolaria, que suena al latinajo “morituribus te salutam”, en fin.
Son sólo reflexiones, motivos que encierran un feo asunto.
Hasta el siguiente post.
Y piensen, la carga de la prueba, todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario.

Códigos secretos?

Anotación

Imaxe

La grafología tiene muchas virtudes según el sentido común y la osadía que le quieran echar algun@s prendas. No sé lo que tiene de ciencia o de seudo ciencia, pero tengo claro que el “seudo descubrimiento” que presento en este post, podría ser elaborado por cualquier criatura con ordenador.

Cábalas y volteretas esotéricas para demostrar la pertenencia de la imputada Charo Porto a una secta. La posibilidad de que en su firma se halle impreso un código secreto. Y miren, yo aporto dos códigos, de barras, claro y la firma de C.P. invertida.

Como cuando vemos monstruos en las nubes, sombras en las paredes o caras de presidentes en los muros del metro. En fin, todo el mundo tiene derecho a imaginar.

Donde algunos ven un código secreto, yo veo una letra de colegiala inocente, muy, muy posiblemente forzada por las circunstancias, cuya firma, inquietante, habla de la otra Rosario, de arranque, decisión y fortaleza. Imaxe

Y esa despedida “Atentamente le saluda”, tan protocolaria, que suena al latinajo “morituribus te salutam”, en fin.

Son sólo reflexiones, motivos que encierran un feo asunto.

Hasta el siguiente post.

Y piensen, la carga de la prueba, nadie es culpable mientras no se demuestre.

L@s perit@s ¿para qué servimos?

¿Para qué servimos?

Los papeles del famoso extesorero del PP están consiguendo lo que siglos de profesión discreta y necesaria no han conseguido, poner en el ojo del huracán a l@sperit@s calígraf@s.

Como la vulgarización de los términos provoca también la deformación de los conceptos, repaso los dos términos fundamentales sobre los que cabalga la más solemne de las confusiones, que es considerar la grafología y la pericia caligráfica sinónimos.

Con todos mis respetos la diferencia estriba en que una se ha erigido a los largo de los tiempos como una ciencia (hay quien habla de seudociencia como Mario Bunge) y la otra en cambio se presenta como un procedimiento técnico para llegar a conclusiones contrastadas y objetivas, por lo tanto, científicas.

Partiendo de esta idea, ni que decir tiene que en nada se asemeja un análisis pericial caligráficoa un análisis grafológico. Sus objetivos y su enfoque son totalmente distintos, ncluso antagónicos.

La grafología pretende analizar la personalidad de un individuo/a a través de su letra. Lo que significa entrometemos en un campo minado por las intuiciones y la subjetividad, que ni siquiera me atrevo a abordar, de momento.
Elanálisis pericial caligráficopermite:
  • Dilucidad la autenticidad o falsedad de un firma
  • La suplantación de la personalidad a través de la imitación de una letra.
  • Permite averiguar la autoría de un texto, en el caso de anónimos, por ejemplo.
  • Si ha habido tachaduras, añadidos o borrados de texto en un escrito
  • Si ha sido escrito por una misma impresora
  • Discriminar las tintas manuales
  • La cronología de un escrito
  • Averiguar la secuencia cronológica de la firma y el sello.
  • Análisis de sellos, billetes, cheques
  • Análisis desde otros soportes: paredes, vallas, etc.
Habrán deducido a estas alturas que la pericia caligráficaes, en realidad sólo una parte de mi trabajo como analista documental, del mismo modo que la caligrafía es solamente una parte de un escrito.
Las intervenciones, manipulaciones fraudulentas (o no) forman parte del análisis documental, por eso podemos hablar de la pericia caligráfica como Grafoanálisis o grafotecnia o grafodocumentoscopía. Esos términos si llegar a la total sinonimia, al menos no se entorpecen porque son ruedas del mismo vehículo.
A partir de estas premisas, en sucesivas entregas, continuaremos profundizando en los temas apuntados.